El periodismo deportivo es una especialidad del periodismo que ha ido ganando terreno en las últimas décadas. ¿Quién no ha tenido la oportunidad de ver aunque fuere de pasadita en algún medio escrito, en la televisión, en internet o escuchar en la radio algún espacio con contenido deportivo? Todos, ¿verdad? Es natural, pues este tipo de contenido posee gran demanda noticiosa en la actualidad. Molina Vizcarra (2009) afirma que el periodismo deportivo se distingue de los otros géneros, porque este reside en tratar (palabra clave) como objeto la información relacionada con los diferentes temas sobre el deporte (ojo, no solo fútbol, sino sobre el deporte en general). Es, quizás, un concepto evidente, pero acertado.

 

La llegada de las poderosas cadenas informativas deportivas como Fox Sports y ESPN al Perú son indicadores irrefutables del crecimiento del periodismo deportivo en el país. Sin dudas, es un panorama alentador para los que pretendemos ejercer esta apasionante disciplina periodística, pues implica la demanda, en el mercado laboral, de comunicadores especialistas en deporte. Esto lleva a plantear una interrogante: ¿solo basta con tener mucha pasión y conocer considerablemente acerca de temas deportivos para ejercer la especialidad? La respuesta es simple: no. La pasión y el conocimiento, a nivel deportivo, son recursos importantes, pero el periodismo deportivo va más allá de eso.

Peredo (2017) afirmó que las claves para ser un buen periodista deportivo se resumen en tres palabras: pasión, información y vocación. Es simple, la pasión es el motor que permitirá al hombre de medios soportar las arduas jornadas que impliquen difundir un hecho ligado al deporte. En tanto, la información (según la fuente) le brindará al comunicador la capacidad de sustentar con veracidad los hechos ante su audiencia. Por último, la vocación en lo personal, la más importante está ligada a la formación profesional. Es cuestión de sentido común; primero eres periodista, luego periodista deportivo.

El que pretende ser periodista deportivo y tiene vocación para ello, debe tomar en cuenta que en primer lugar será periodista. Por ende, deberá desarrollar las labores propias de su formación académica. Esto implica que el aspirante debe ser un investigador más que cualquiera por naturaleza, para saber tratar la información y corroborar la veracidad de sus fuentes; debe ser, además, un gran lector, para enriquecer su vocabulario, desarrollar su capacidad de análisis e interpretación de los hechos noticiosos en un medio y lo más importante, debe poseer un gran dominio de la redacción y la escritura, pues es el punto de partida para ejercer el periodismo deportivo. El periodista que no tiene noción de redacción está condenado a cargar una cruz, y bien pesada.

Existe una corriente que menosprecia al periodismo deportivo, perciben que no se necesita mayor vocación y formación, estableciendo una visión facilista de la especialidad deportiva. Ante esto, los que pretendemos ser periodistas deportivos debemos “salir con el cuchillo entre los dientes” y demostrar que se puede mantener la pluridimensionalidad de ser periodista y especialista, que el comunicador deportivo está preparado para afrontar la noticia, aunque se lo aleje del suceso deportivo.

Estudiante de VIII ciclo de Ciencias de la Comunicación – UPAO

Sobre mí:

Me apasiona el periodismo y tengo fuerte inclinación hacia el periodismo deportivo. Anhelo ser uno de los mejores periodistas deportivos del medio, pues no hay nada como trabajar en lo que a uno le satisface. Mis hobbies preferidos son la lectura, realizar actividades deportivas como levantar pesas y correr, además de escuchar música. Soy empático, seguro, autónomo y amo los retos.

Datos de contacto

Email de contacto: fzerpan@upao.edu.pe