Lo que aguarda en Otuzco, a hora y media de Trujillo, en la sierra liberteña, es la imponente imagen de La Inmaculada Virgen de la Puerta, quien, a mediados de adviento, recibe a miles de católicos en una de las manifestaciones de fe más grandes del Perú. Sin embargo, aunque la historia del pueblo y la advocación mariana son famosas entre feligreses, ésta es desconocida para el resto del gentío. Al igual que, también, los diversos atractivos turísticos y gastronómicos del distrito.

No era Otuzco, sino Orozco

Otuzco percibe desde su génesis, allá por los mediados del 1500, no solo el inclemente frío serrano, sino también, los fuertes vientos europeos heredados de la conquista, cuando los padres agustinos Pedro Cepeda, Antonio Lázaro, Juan del Canto y Juan Ramírez, oriundos de la Villa de Orozco de España, fundaron La Ermita, barrio más antiguo del pueblo, muy bien conservado hasta la fecha. La procedencia de los hombres, durante el proceso de evangelización, terminó por bautizar al pueblo, que adaptó el término y, con el tiempo, lo cambió a Otuzco.

Así como la explicación de Orozco, para bautizar al pueblo ubicado en las faldas del cerro Chologday, es objeto de crítica entre pobladores y estudiados, también, en igual o mayor medida, lo es el origen mismo de la Virgen de la Puerta.

Misterio de la imagen

Una manera de abordar la historia de la Mamita es usando la vertiente mística que, en palabras de Paola Aquino, debido a la pobre tradición oral otuzcana, ha ido desapareciendo. La mujer, vendedora de souvenirs, comenta que el verdadero origen de la Mamacha fue bien conocido por los antiguos, aquellos otuzcanos longevos que hoy descansan en Los Ángeles, cementerio del pueblo.

Recordando a su abuela, Aquino relata que la original imagen de la virgen estaba cincelada sobre roca y fue hallada por dos pastores, hombre y mujer, en un antiguo río que atravesaba el pueblo, mismo que, luego de ser drenado, sirvió de terreno para edificar la iglesia antigua.

Marina Méndez, otra creyente, concuerda y añade que la pequeña efigie no ha desaparecido, sino que se halla cautiva dentro de un compartimiento, en la espalda baja de la imagen moderna.

Sagrada denominación

Otro misterio, que despierta el interés de propios y extraños, es la singular denominación de “Virgen de la Puerta” y la ubicación actual de la imagen en lo alto del atrio de la gigantesca iglesia de piedra, en la plaza de Otuzco.

Pues, según la tradición oral, luego de la aparición de la imagen y la construcción de la iglesia antigua, los pobladores ubicaron a la virgen en el altar, al fondo del recinto, como es costumbre; sin embargo, al amanecer, la figura celestial era encontrada en el zaguán. Preocupados, y tras la constante repetición del evento, los otuzcanos interpretaron que el deseo de la Mamita era estar a puertas de la iglesia, por lo que, las estructuras del templo fueron modificadas.

Turismo y comida

A inicios de año, la Municipalidad de Otuzco trabajó en el diseño de un circuito turístico que explora puntos estratégicos del pueblo y se aleja de la clásica visita religiosa. Dicho plan involucra el santuario de la Virgen, el museo y campanario, pero agrega sitios como el Mirador Libertad, La Ermita, el Parque Turístico Cruz Blanca y el Cerro Chologday, entre otros. Sin embargo, a pesar de la iniciativa, la propuesta no ha sido promocionada. Al respecto, Javier Carranza, abanderado del turismo salpino, expresó su tristeza al considerar que la región posee grandes recursos en el olvido como el Bosque de piedras de Chamana, en Salpo; miradores naturales, Sinsicap; aguas termales, en Huaranchal; y la Catarata San Martín, Usquil.

Más datos

  • La creencia en La mamita data desde el siglo XVI.
  • El 15 de diciembre es el día central de la fiesta en honor a La mamacha.
  • Más de mil 500 personas bailan como negritos cada año.
  • El pueblo recibe alrededor de 178 mil visitas trimestrales.