La comunicación política engloba el proceso de producir, difundir y propagar información, a través de los medios de comunicación masivos en el entorno político. Es aquella que se genera entre el aspirante al poder y la ciudadanía, entre los gobernantes y gobernados. A inicios del siglo XXI surge la web 2.0, una plataforma que revolucionó el ciberespacio, de estático e informativo a dinámico y participativo, en este contexto trascienden las redes sociales. Esta transición significó el descubrimiento de un medio importante para ejecutar la comunicación política.

Sin dudas, los medios digitales (Facebook, Twitter, YouTube, Instagram, etc.) constituyen uno de los recursos más utilizado por la sociedad. Su inmediatez, versatilidad y feedback resulta significativamente eficaz al momento de comunicar e interrelacionar con el resto. En la actualidad, miles de usuarios en la red tienen la facultad de interactuar con personajes políticos a través de las redes sociales mediante posts, likes o retweets. De esta forma se ha encontrado una vía estratégica que genera repercusión dentro de la mercadotecnia política.

Citamos el caso del exmandatario norteamericano, Barack Obama, pionero y gran referente del impacto de los medios digitales en la comunicación política. Antes y durante su mandato, el expresidente se valió de estos para conectar con la gente en toda la nación estadounidense y en el mundo entero, marcando la agenda en los temas más relevantes de nuestro tiempo. Ello nos conduce a pensar que el objetivo de Obama y sus asesores políticos era llegar a la gente a través de plataformas y canales distintos, pero  que ya eran utilizados, y vaya que fueron favorables para él.

Pérez-Fontán (2012)  afirma que dicha campaña fue la primera de la historia en crear el departamento de redes sociales (también llamado tecnológico), que tradicionalmente estaba ubicado dentro del departamento de comunicación, para convertirlo en un departamento nuevo e independiente.

En la actualidad, los políticos y los partidos políticos son conscientes que el mundo digital es un campo nuevo, en el cual deben desarrollar sus estrategias en el momento electoral para atraer las preferencias e influir en la toma de decisiones de los ciudadanos. Los autores reconocen que los medios digitales deben ser motivo de preocupación, tomando en cuenta la creciente participación de las redes sociales en las campañas.

Obviamente, se ejercen campañas tradicionales (pues son vitales y forman parte de un sistema), de las cuales las nuevas tecnologías replican su proceder. Sin embargo no es lo mismo, pues se puede manifestar que las campañas tradicionales “dicen” pero no atienden a la ciudadanía. Babino (2013) afirma que una imagen que grafica esta situación es la vieja brocha para pintar paredones sustituida por los nuevos IPad: ahora no se pintan ladrillos, se pintan “muros” en Facebook.

Entonces, concluimos que es indispensable que se trabajen los medios digitales en las campañas políticas (sin dejar el lado tradicional), pues de no ser así, se estaría soslayando un escenario importante de la cotidianidad de la gente. Ojo, esto no significa apartar otros aspectos de la campaña (la televisión, la radio, la vía pública, los impresos, etc.). No es cuestión de intercambiar, sino de integrar. No consiste en seleccionar sino en complementar. No solo con los medios digitales se ganan contiendas políticas. Son necesarios, pero no suficientes.

 

 

 


Favio Zerpa Novoa

Me apasiona el periodismo y tengo fuerte inclinación hacia el periodismo deportivo. Anhelo ser uno de los mejores periodistas deportivos del medio, pues no hay nada como trabajar en lo que a uno le satisface. Mis hobbies preferidos son la lectura, realizar actividades deportivas como levantar pesas y correr, además de escuchar música. Soy empático, seguro, autónomo y amo los retos.

Datos de contacto