“El cine es el más importante de todas las artes” – Vladimir Lenin

Corea del Sur destaca en todo a nivel mundial gracias a su gran sistema de educación y su desarrollo tecnológico, pero más allá de eso actualmente es considerado el país de la revolución audiovisual que poco a poco está internacionalizándose. La Comunicación Audiovisual en el país de gran tecnología vive actualmente su mejor época gracias a las carreras especializadas en Dirección de Arte Digital, Animación Digital, Industria de efectos Audiovisuales, Gaffer, Project Manager, Dirección de fotografía, haciendo que el país asiático lo aproveche de la mejor manera, de tal forma el talento surcoreano cruza fronteras, Hollywood al darse cuenta del gran potencial cuenta con muchos surcoreanos en la industria del cine en producción y dirección; han observado minuciosamente el gran impacto de las películas surcoreanas como The host (2006); el filme más taquillero de todos los tiempos en la península asiática, el cual fue un éxito.

También han logrado llevar a sus filas la animación y efectos visuales dignos de exportación. La estética aportada por los nuevos directores coreanos a la cinematografía contemporánea con Tiempo (2006) u obras anteriores que le han dado la fama a nivel mundial, como Primavera, verano, otoño… y primavera (2003) o Hierro 3 (2004), verdaderos ejercicios de la incomunicación y de la nueva forma de ver a Corea del Sur  e incluso Old Boy(2003) es considerada una joya del séptimo arte al igual que Train To Busan (2016) fue la revolución de las películas zombi, aclamada y valorizada en todo país en el cual se estrenó.

Corea del sur siempre ha tenido un enfoque cultural debido a eventos políticos y la guerra fría los cuales han sumado mucho a las producciones, mezclando creatividad y asumiendo muchos riesgos han logrado consolidarse desde el año 2000 como un fuerte competidor de Hollywood, a pesar de tener un debate entre el cine comercial y el de autor, pero siempre optando por la calidad. En sus obras reside el tabú, la metáfora y a la vez historia.

El aplastante dominio de la producción nacional sobre las películas extranjeras no es nada nuevo en Corea del Sur, debido a el gran apoyo en taquilla en los cines valorando su producción, con ello han nacido diversos festivales a lo largo de su historia que hasta el día de hoy se mantienen en actividad: Grand Bell Awards, el Premio Blue Dragon, Festival Internacional de cine de Busan, entre otros.

Corea del Sur, ha firmado acuerdos bilaterales con organismos en países como China, Vietnam, Chile y Perú para difundir el cine coreano más allá de las fronteras nacionales. Las producciones surcoreanas también han llegado a la plataforma de Netflix considerando a Okja (2017) como una de las más aclamadas y Forgotten (2018) como la joya oculta de netflix. Haciendo que más países puedan disfrutar el arte de las producciones surcoreanas que también revolucionan, para desgracia del cine comercial de Hollywood quien últimamente se ha quedado sin ideas, debido a que actualmente produce remakes, adaptaciones de libros bestseller y sobrecarga de Super Héroes, Corea del Sur va en avance más allá de tecnología y creatividad narrativa. ¿Se convertirá en la competencia más directa de Hollywood?

Referencia Bibliográfica:

https://es.wikipedia.org/wiki/Cine_de_Corea

https://www.ceao.es/el-triunfo-del-cine-coreano/